Biografía de la Dra. Joanna Frey:

IMG_0879IMG_0864 - Version 2

Yo me crié aquí en Puerto Rico. Esta bella isla siempre ha sido mi hogar y las tradiciones de aquí me siguen a dondequiera que voy. La comida, el baile, la familia, la música y la naturaleza. Me fui de la isla cuando tenía 18 años para seguir una carrera en el baile profesional. Primero viví en Florida, luego en Nueva York, y después en Holanda. El “performance” o desempeño siempre ha jugado un rol increíble como  influencia en mi vida. El mundo del baile es muy competitivo y no hay margen para los errores, o malos hábitos de estilo de vida, si es que deseas realizar tu máximo rendimiento.

 

Muchas mujeres están de acuerdo  en que la comida es un tema que viene atado a varias emociones y sentimientos. Tu mundo completo, tanto personal como físico puede cambiar drásticamente con un bocado de comida.   La duda, la culpabilidad, la confianza en una misma y la auto-percepción pueden sufrir cambios al igual que puedes desarrollar síntomas tales como aumento de peso, distensión abdominal, fatiga, malestar gastrointestinal y muchos otros. Afortunadamente, el ser mujer me ha hecho más consciente de cómo la comida afecta mi cuerpo. Siempre he estado en un viaje instintivo para encontrar una forma de comer y de vivir, que cumpla precisamente con lo que necesito: sentirme estupendamente bien, verme fabulosa, desempeñarme al máximo, y ser feliz. Mi viaje me ha llevado de ser una vegetariana estricta, consumiendo mayormente sopas y ensaladas, muchos vegetales y pequeñas cantidades de productos lácteos, a comer en un estilo más paleolítico con proteína más alta y muy pocos carbohidratos.

 

Nunca me había sentido mejor en mi vida que en los últimos 4 años. Resulta que todas las dietas de moda tienen una cosa en común, le faltan elementos cruciales, y es por eso que nunca duran por mucho tiempo, o  vuelven a aparecer con un nombre diferente, con un nuevo logo o marca.  ¿Qué es lo que les falta a todas ellas?

 

La historia comienza en una escuela quiropráctica en Marietta, Georgia. Originalmente acudí a la escuela para aprender más sobre el cuerpo, y con el tiempo ampliar mis certificaciones/práctica de yoga y Pilates.  Trabajé mientras estuve en la escuela haciendo demostraciones y talleres de cocina para las empresas locales, enseñándoles cómo comer una dieta más saludable para el lugar de trabajo y cómo divertirse con sus comidas sin tener que acudir a la comida rápida. Pasé muchas horas de estudio en diferentes programas dietéticos y trabajé con muchos diferentes instructores de “alimentación saludable” y adquirí cierta información útil, y un montón de información inútil.

 

Conocí a mi esposo Asa, me enamoré, y concebí nuestro primer hijo, Asher. En este momento comencé a investigar con intensidad cada uno y todos los alimentos que estaba consumiendo. ¿Qué alimento le daría  a nuestro pequeño hijo cuando cesara de lactarse con la leche materna? ¿Cuál sería la dieta perfecta para él que le ensenaría hábitos saludables para el futuro? A medida que continuaba mi investigación, la misma comenzó a guiarme por un camino muy claro. Todas las dietas en moda y la histeria y los nuevos alimentos milagrosos comenzaron a desvanecerse. ¡Si, la información investigativa existe para guiarte si estas dispuesta o dispuesto a seguirla!

 

Mi trabajo investigativo fue confirmada por mi esposo, a quien pronto seguí a California para continuar nuestra educación en el TrueNorth Health Center en Santa Rosa, California. Aquí, por fin todo me hizo sentido.  Aquí vienen personas de todas partes del mundo para curarse de sus enfermedades crónicas. Con Enfermedades del Corazón, la Diabetes, las Condiciones Autoinmunes, Artritis Reumatoide y la Inflamatoria, la Presión Arterial Alta, la Obesidad, y la lista continúa. ¡Resulta que todos estos pacientes estaban comiendo los alimentos equivocados, y estos alimentos crean estas enfermedades! Tan pronto como comenzaron a comer correctamente, y muchas veces después de un ayuno de agua bajo supervisión médica, comenzaron a mejorar de forma rápida. Como doctora nunca había visto a la gente curarse de alguna de estas condiciones crónicas hasta aquel entonces. La prueba estaba allí justo frente a mí. Tan pronto cambié mi dieta, empecé a notar cosas cambiando en mi cuerpo y en toda mi experiencia de vida. Yo tenía un montón de energía, nunca me sentía cansada después de  las comidas, dormía profundamente y me despertaba con energía y lista para saltar de la cama. Mi piel comenzó a aclararse, suavizarse y brillar. Mi peso se redujo a mi peso de la escuela superior. En pocas palabras, me sentí en salud vigorosa, como si se me hubieran borrado 10 años  de edad.

 

En BTG promovemos una dieta a base de plantas.  Una dieta sin productos de origen animal, sin añadidos de aceite, azucar o sal. Todas las razones se explican en la investigación detallada aquí (insertar enlace de audio). Resulta que una dieta a base de plantas, frutas, vegetales, habichuelas/granos, nueces y semillas es la dieta óptima para los seres humanos.

 

Los seres humanos necesitan comer, es esencial tanto para nuestra supervivencia y nuestra satisfacción. Un sistema de alimentación y de vida debe ser sostenible para cualquier persona para que sea a largo plazo y pueda evitar las Trampas del Placer de la vida moderna y la enfermedad crónica. En Back to the Garden hemos tenido un éxito increíble en proveerle a los enfermos las condiciones adecuadas para sanar y experimentar la salud. El trabajo duro viene después de salir y volver al mundo real. ¡Nuestro programa se especializa en la enseñanza de las destrezas que necesitará para mantenerse saludable por su propia cuenta!